CONSULTORÍA, PREVENCIÓN Y GESTIÓN INTEGRAL DE CONFLICTOS. MEDIACIÓN

Consultoría, Prevención y Gestión integral de CONFLICTOS

RELATO PREMIADO EN NUESTRO 3 CONCURSO “MEDIACIÓN Y NAVIDAD”


Por fin llegó el día y procedemos a publicar el RELATO CORTO que ha resultado PREMIADO en nuestro CONCURSO DE RELATOS SOBRE MEDIACIÓN Y NAVIDAD,  que MAE MEDIACIÓN S.L. en colaboración con COACHING AZUL GLOBAL COACHING SOLUTIONS ha convocado por tercer año consecutivo.

El relato más votado por el Jurado ha sido el titulado: “TODO LO SUYO” cuya autora es COVADONGA LEAL ALVAREZ  (Asturias).

 

La decisión final del Jurado, ha sido premiar únicamente este relato sin que haya relato finalista, pues el relato que  podría haber sido finalista no cumplía las bases de la convocatoria.

 

TODO LO SUYO

Papá y mamá se marcharon. Dejaron “todo lo suyo” tal y como siempre había estado.

Mi hermana y yo fuimos entonces hilando historias, desentrañando recuerdos y contando sucesos que cada vez más parecían haber sido vividos en tiempos y con personas diferentes. Nada parecía igual en su ausencia, es como si con su marcha se hubiera ido el hilo que nos mantenía entrelazadas. Iba siendo así mientras el inventario de “todo lo suyo” se iba desarrollando, con cada apunte el desacuerdo se hacía más patente, hasta el momento en que la seda del vestido de novia de mamá ya no lucía como antaño. Mi deseo por él quedó impregnado por un sabor amargo. Ahí me di cuenta de que nuestros corazones estaban ya demasiado gélidos como para insuflar un poco de tibieza y poder colaborar en el reparto de “todo lo suyo”. El dolor y el rencor terminaron de rubricar nuestra desunión.

Y llegó la época de frío y nieves. Y llegó la Navidad. Se oían ecos de Fraternidad y de Esperanza. Los niños cantaban al amor en sus villancicos  y los abrazos y los buenos deseos salpicaban el ambiente. Y en medio de todo aquello y de “todo lo suyo” entendí que todavía podía hacer algo…

Con todo aquel registro material y su hostil bagaje sentimental busqué un mediador, aquella persona que facilitara que ambas nos pudiéramos poner frente a frente. Y hablar. Lo impensable para mi hace años es que hubiera preferido llamar a una persona desconocida antes que a ella, pero son impensables tantas cosas que han sucedido entre nosotras, que buscar una forma de solucionar nuestro conflicto con la ayuda de un mediador, me pareció la mejor formar de honrar la memoria de nuestros padres en estas fechas.

Y EL la llamó. En cuanto nos vimos en su despacho nos dimos cuenta de que el hilo no se había roto y que el corazón latía con fuerza. El mediador, Juan, fue testigo de la luz que habita en ambas y ayudó a que “Todo lo suyo” se fuera convirtiendo en todo lo nuestro, compartiendo así sentimientos y recuerdos. Porque de esta forma, lo que estaba apuntado en aquel inventario sería más fácil de repartir. El mediador así lo facilitaría.

¡Feliz Navidad!

Covadonga Leal Alvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 4, 2018 por en mediación familiar.
A %d blogueros les gusta esto: